CELOS

Cuado tengo de todo, vida mía,
del negro rizo que en tu frente ondea,
de la luz que en tus centellea
como en los cielos el fulgor del día.


De la vega sonrisa de alegría
que entre tus labios de carmín serpea,
de la aurora esplendente que la idea
enciende en tu abrasada fantasía.

Del aire que embalsamas con tu aliente,
del oculto y lascivo pensamiento
que la fiebre en tus venas agiganta.

Y hasta celoa tedré de mi acerado
magnífico puñal, cuando clavado
lo mire hasta su cruz en tu garganta.
(Arturo Reyes Aguilar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario