DEL PECADO

Del pecado de amarte no estoy arrepentida,
aunque un oscuro abismo nos separa a los dos,
en tanto que risueña te doy mi despedida,
mis ojos se iluminan para decirte adiós.

No nos debemos nada. Tú me diste tu boca
limpia como el agua fresca del manantial;
y te enlacé en mis brazos, amorosa y sensual,
y apagué en la cisterna mi sed ardiente y loca.
Peregrinos errates, nuestra ruta seguimos,
si dos sendas opuestas al azar elegimos,
¿Por qué nos rebelamos con violenta actitud?
(Rosario Sansores)

No hay comentarios:

Publicar un comentario