DICE EL

Le pedí una mirada, y al mirarme
brillaba en sus pupilas la piedad,
y sus ojos parecen que decían;
¡No puedo darte más!.
Le pedí un beso, ¡Un beso! y al dejarme
sobre sus labios el amor gustar,
su cuerpo contra el mío,
me decía:
¡No puedo darte más!

Le pedí, en una súplica suprema,
que me diera su ser... y al estrechar
su cuerpo contra el mío me decía:
¡No puedo darte más!

Miguel Magallanes Moure
(Chile)

No hay comentarios:

Publicar un comentario