ROMANCE


Ayer, cuando me dijieron
que te casabas con otro
guardé silencio instante
por contener el sollozo,
sentí oprimírseme el pecho,
pasó un temblor por mis ojos,
retuve hondo suspiro
y empalideció mi rostro.

Cambié de conversación
como se deshace un moño,
y, encubierto en la sonrisa
de un desdén discreto y sobrio,
dije que la vida es bella
y han que gastarla en gozo.

Pero en el fondo del alma
fue el rayo que hiende un tronco,
y en medio de la existencia
me sentí perdido y solo.
Mi amor que estaba dormido,
volvió a despertar de pronto.
Fue un instante y fue la vida,
no fue nada o lo fue todo.

Luis Cane

No hay comentarios:

Publicar un comentario