ESTO NO ES DE AMOR

La última vez que la vi lloraba,
Sus ojos eran dos cuencas vacías llenas de desesperación,
Lo que había pasado entre nosotros no significaba nada,
Eran los pataleos y estertores del adiós.

No fuí lo suficientemente valiente para darle la espalda,
Esperé hasta que acabara de llorar, hasta que se vacíe;
Mi amor, o lo quedaba de él, era como un gusano arrugado,
Es que cuando no hay amor, todo es un sinsentido.

Así que decidí escribir esto para dejarlo consignado,
Una planta petrificada que no alcanzó la luz de sol,
Un poema de amor escrito en una lápida,
Para que la pálida luz de la luna y los muertos sepan lo que no fue.

(Maximiliano Rodriguez, Madrid, España

No hay comentarios:

Publicar un comentario