POEMA DE TRISTEZA

Mis ojos caen ante tu presencia
que trae consigo el aroma
de las rosas que encogen mi alma.

Tu recuerdo mi peor cómplice
en esas noches llenas de dudas y soledad,
cada lagrima que derramo,
desearía que fuera un día menos de dolor,
y tu foto se vuelve en mi tortura
que no cesa con palabras de aliento
por individuos insensibles…











Mi cuerpo tiembla al solo toque
de tu voz en mis oídos,
tu rostro aparece en mis sueños
anhelando que estés conmigo
en esas mañanas que amanezco sin aliento
por culpa de mi error.

Pero que puedo hacer si tú
ya decidiste irte sin importar palabra
ni excusa forzada
que podía haber pronunciado
esa noche llena de confusión,
no pensé perderte pero tampoco
dejare rastro por si decides volver ahora.

Solo me queda observar cómo pasa
lento el tiempo en contra mío,
aprenderé a lidiar con el silencio incierto
que olvidaste llevar;
el frío de las paredes de esta habitación
serán mi refugio y mi llanto mi único consuelo.

autor: Ariana

No hay comentarios:

Publicar un comentario