LAS ALAS ROTAS

Tú desde entonces eras la elegida
para mi corazón aventurero,
y tenías que ser para mí, pero,
¡estabas tan distante de mi vida!.

Estabas tan lejana y escondida
en no sé que recodo de un sendero,
que te buscaba en vano...¡oh! el artero
destino cruel de mi ilusión florida.



En la inquietud de mi peregrinaje,
todos los privilegios del paisaje
decoraron mis múltiples derrotas,


Y al fin mi corazón, por un acaso,
se durmió para siempre en tu regazo,
ciego de luz y con las alas rotas!...


Pablo Abril de Vivero

No hay comentarios:

Publicar un comentario