VERSOS DE AMOR

La mujer y las flores son parecidas;
mucha gala a los ojos y al tacto
espinas; y yo, tengo el corazón
herido,nunca escarmiento.

Sin lucha, sin afán y si lamento
sin agitarme en ciego frenesí
sin proferir un solo, un leve acento,
las largas horas de la noche
cuanto y pienso en ti.


Ven, ayúdame a olvidarte
a no seguir buscando la
mirada que pusiste en mi
rostro cada minuto diferente.

Vienes a mí, no tiemblas, no vacilas,
y hay al mirarnos atracción tan fuerte,
que lo olvidamos todo, vida y muerte.
Suspenso en la luz de tus pupilas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario