VERSOS DE AMOR

Detén tu fugaz carrera
sobre las risueña flores
de la loma y la pradera
y ve a despertar ligera
al ángel de mis amores,
y dile, brisa aromada,
con tu murmullo sonoro,
que ella es mi ilusión.

Te amaré toda la vida, todas
los años, los meses y los días
todas las horas y todos los
instantes, hasta que pueda
latir mi corazón




Adiós, mis dulces amores,
que endiosa el alba fría,
ya raya en Oriente el día,
por turbar nuestro placer.
Adiós, señora, mi alma,
dejo, al partirme, contigo;
amante triste maldigo;
aurora, tu rosicler.


Vierto una lágrima y miro
brotar al punto una flor;
y cuando exhalo un suspiro
se trueca en un ruiseñor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario