TU AUSENCIA

Estoy escribiéndote y sólo tengo tu ausencia
y en mi corazón el dolor de tu lejanía.

Mi pluma no puede escribir sin que las lágrimas
tracen el poema de mis deseos en la página de las mejillas.


Si no fuera porque la distancia nos separa
te visitaría entre los plieques de la noche,
apasionadamente,

como visita el rocío los pétalos de la rosa;
y besaría ardorosamente tus labios rojos
y arrebataría tu talle, de la cintura a cuello.

Aunque aunque ausente de mi estás conmigo,
mis ojos no te tienen pero si mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario